Componentes de una interfaz web. El pie de página

El pie de página es el elemento de una intefaz web situado en la parte inferior de la misma, bajo el cuerpo de página.
El pie de página es un elemento opcional, que suele contener información muy concreta.
Si la página es muy alta, de tal forma que el usuario se vea obligado a utilizar la barra de desplazamiento vertical del navegador, el pie de página suele contener un menú auxiliar que permita al usuario continuar navegando por el sitio web sin tener que volver a buscar el menú principal.


También puede contener un menú específico, en el que sueles mostrar enlaces a servicios muy particulares del sitio web, como contratación de publicidad, formulario de contacto, ofertas de empleo, condiciones de uso, políticas de seguridad, etc.


Uno de los usos más comunes del pie de página en la actualidad es mostrar información sobre la empresa propietaria del sitio web o de su responsable directo. Esto es debido en España a la nueva Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y del comercio electrónico, que obliga a todos los sitios web que generen beneficios directos (ventas) o indirectos (publicidad) a mostrar en cada página el nombre de la empresa o responsable y una dirección física o de correo electrónico válidas. Esta información se suele complementar con el número de teléfono y fax e información sobre copyright de los contenidos de la web.


Los contenidos del pie de página pueden aparecer alineados de cualquiera de las formas aceptadas (a la izquierda, centrados, a la derecha o justificados), aunque lo normal es que aparezcan centrados en pantalla. Caso de que aparezcan alineados a la derecha o a la izquierda, conviene siempre hacerlo con respecto a los demás elementos de la página que definan la línea principal de alineaciones en ese lado.


Aunque no es obligatorio poner pie de página en una página web, sí que es aconsejable, ya que aparte de mostrar información concreta, a la que muchos usuarios están ya acostumbrados, establece una delimitación del final del documento, que ayuda al espectador a definir visualmente las diferentes zonas de la página y evita el mostrar contenidos "pegados" a la parte inferior de la ventana del navegador web.