Digitalización de imágenes. El escáner

  • 21 de febrero de 2005
  • Valoración:
  • 2 Comentarios
  • Guias de diseño
Definimos el escáner, los elementos que lo forman y su modo de utilización.
Un escáner es un dispositivo que transforma una imagen analógica en una digital convirtiendo la luz reflejada en un objeto en una señal digital que puede ser editada, mostrada y almacenada.


Básicamente, un escáner está formado por los siguientes elementos:
  • Una fuente de luz fluorescente o incandescente para iluminar el objeto que se desea digitalizar.
  • Un sistema óptico, generalmente formado por espejos, que recoge la luz reflejada por el objeto y la dirige hacia el fotosensor.
  • Un fotosensor que recoge la luz reflejada por el objeto y la transforma en una señal eléctrica analógica, normalmente un chip CCD.
  • Un conversor analógico/digital (ACD o A/D), que convierte la señal eléctrica que produce el fotosensor en impulsos digitales en formato binario (ceros y unos), entendibles por un equipo informático.
  • Un dispositivo que se encarga de almacenar esa imagen o de traspasarla a un ordenador para que sea almacenada allí.


Además, los escáneres necesitan de un software específico para poder tratar las imágenes que a través de él se obtienen. Existen dos tipos básicos de software de tratamiento de imágenes:

  • Programas para la digitalización de objetos en imágenes. Producen ficheros digitales gráficos formados por imágenes de mapa de bits.
  • Programas para la digitalización de documentos como textos, denominados OCR (Optical Character Recognition) o ICR (Intelligent Character Recognition). Producen documentos digitales formados por caracteres ASCII que se pueden editar y almacenar y por elementos gráficos de mapas de bits.
  • Para digitalizar un objeto con un escáner se debe situar el mismo (un documento, una fotografía, una ilustración, una diapositiva, un dibujo, etc.) sobre la pantalla del escáner, donde es bañado por haces de luz procedentes de la fuente de luz del escáner. La luz reflejada por el objeto pasa al sistema óptico, que centra la luz en el fotosensor, generalmente del tipo CCD, que convierte la intensidad de la luz que reciben en una serie de señales eléctricas analógicas equivalentes.

El CDC (Charge Coupled Device) puede contener hasta 4000 células fotoeléctricas densamente empaquetadas que actúan convirtiendo la señal luminosa de intensidad variable que reciben en una señal eléctrica de voltaje proporcional. El CCD puede ser lineal o matricial, El primero se utiliza en los escáneres planos y de mano, y los segundos en escáneres de transparencias, cámaras digitales y cámaras de video.

Las señales eléctricas analógicas procedentes del fotosensor son enviadas al ADC, que las convierte en señales digitales codificadas aptas para ser leídas por el software apropiado. Con el paso del tiempo se ha logrado establecer un software estándar, denominado TWAIN, que suelen traer casi todos los escáneres del mercado, y que se instala como un controlador que puede ser utilizado por cualquier aplicación que cumpla con dicho estándar, permitiendo que podamos digitalizar una imagen desde la aplicación con la que vamos a retocarla, evitando pasos intermedios. Además, proporciona un interfaz visual desde el que podemos controlar todos los parámetros del escaneado (resolución, número de colores, brillo, etc), así como definir el tamaño de la zona que queremos procesar.


Los escáneres pueden realizar el proceso de lectura del original en uno o más pasos.

En el primer caso, el mecanismo del escáner captura en una sola pasada la imagen con todos sus atributos de color, separándose luego los componentes de color rojo, azul y verde de la luz reflejada mediante un prisma o un filtro, siendo enviados entonces a una franja de CCD’s responsables de cada color particular.

En el proceso de tres pasos, la imagen se escanea en tres veces, una para cada canal de color primario (rojo, verde y azul). La luz reflejada en cada paso es enviada a un filtro coloreado y centrada en la franja de CCD’s responsables de ese color.

El sistema de un paso es obviamente más rápido que el de tres pasos, pero tiene el inconveniente que necesita más CCD’s para procesar la información.

El escáner es un dispositivo de captura de imágenes imprescindible para un diseñador gráfico, existiendo modelos básicos, que se pueden conectar al ordenador a través del puerto paralelo, USB o SCSI, capaces de digitalizar hasta un tamaño DIN-A4, y cuyo valor no supera los 90 euros.