Objetivo: eliminar descargas de archivos

  • Por
Francia, Japón, Reino Unido, Bélgica y Suecia se posicionan contra aquellos usuarios que realicen descargas no autorizadas en redes P2P.
21/06/2008 - El Gobierno francés acaba de presentar un proyecto de ley que autoriza la suspensión de la conexión de aquellos usuarios que realicen descargas de archivos no autorizadas en redes P2P. La medida pretende reducir entre un 70-80% las descargas en estas redes en el país vecino.

La suspensión de la conexión tendrá una duración de entre 3 meses y un año y podrá ser cambiada por el pago de una multa. Esta medida impulsada por el presidente francés Sarkozy contrasta con la tomada en diciembre de 2005 cuando fueron aprobadas 2 enmiendas al proyecto de ley sobre los derechos de autor que legalizaban el intercambio de ficheros a través de los programas P2P.

Según el actual proyecto de ley, al detectarse que un individuo se está bajando un contenido de Internet sin autorización se le avisaría para que dejara de hacerlo, si tras dos avisos más continuará en su actividad se procedería a cortar su conexión.

La medida francesa podría ser seguida por otros países, como Suecia, Bélgica y Reino Unido, en su lucha contra los intercambios de música y vídeo protegidos por derechos de autor. Japon por su lado, ya aplica estas medidas de bloqueo de conexión desde principios de este año.

Países como España parecen estar aun lejos de estas posiciones, sin embargo varias asociaciones como la sociedad General de autores (SGAE), la Asociación de Distribuidores Cinematográficos (ADICAN) y la Asociación de Distribuidores de Vídeos (ADIVAN) entre otras, se han unido en la llamada Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos con la intención de crear un grupo de presión que pretenda modificar la legislación vigente.

Esta polémica medida parece tener partidarios que abogan por un mayor control de ciertas actividades así como el aumento de la oferta legal para comprar archivos en Internet, como detractores que consideran estas medidas una restricción de derechos para los ciudadanos y una coacción de un medio hasta ahora libre como Internet.