Guerra por el vídeo en Internet

  • Por
Movimientos estratégicos en la definición del códec estándar de vídeo en HTML5 implican a las principales compañías de Internet.
22/02/2010 - Recientemente hemos conocido que Free Software Foundation (FSF) ha solicitado a Google a través de una carta abierta que libere el códec de vídeo VP8 y que lo utilice en Youtube. La liberación del codec VP8 y su integración en la popular plataforma de vídeos Youtube supondrían a juicio de FSF un impulso definitivo para la estandarización de un formato abierto de vídeo con HTML 5, lo que llevaría a la superación de formatos propietarios como Flash o H.264 (codec propietario soportado por navegadores como Chrome para la visualización de vídeos embebidos en HTML5).   

La FSF explica en una carta abierta que acaba de publicar y con la que pretende trasladar todo el peso de la opinión publica a Google, que de producirse la liberalización del códec de vídeo VP8, los usuarios, creadores, desarrolladores de software libre y fabricantes de hardware, dispondrían de "otra" manera de distribuir vídeo sin restricciones, mientras que los efectos negativos de la no liberalización conducirían a la contención del crecimiento y desarrollo del vídeo en Internet.

Por su parte la reacción de MPEG-LA, consorcio que vende las licencias sobre la patente de H.264, ha sido la de prorrogar la gratuidad del códec hasta 2017 con vistas a dominar en un futuro el vídeo online, uno de los mercados con mayor proyección en la Red como demuestran las cifras que señalan a Youtube como uno de los sitios con más tráfico en todo el mundo con 1.000 millones de vídeos vistos a diario.

La guerra por el vídeo en Internet tiene su repercusión en la carrera de navegadores, actualmente plataformas como Youtube o Vimeo han empezado a implementar la visualización de sus vídeos mediante HTML5 a través del codec H.264, códec propietario rechazado por la Fundación Mozilla debido a su apuesta por estándares abiertos como VP8. Firefox, por tanto no puede reproducir los vídeos en HTML5 de la mayor plataforma de vídeos de Internet, lo que sin duda significará un importante lastre para las aspiraciones del actual segundo navegador web (ranking navegadores) que seguro intentarán ser aprovechadas por la compañía propietaria de Youtube (Google).

Por tanto, la disputa entre el software propietario y los estándares abiertos en el vídeo en Internet, está en un momento interesante y son las próximas decisiones de Google las que resultaran determinantes para encontrar un ganador.