Buscar financiación para un proyecto web

  • 30 de junio de 2007
  • Valoración:
  • 0 Comentarios
  • Negocios
Distintas formas de conseguir financiación para invertir en nuestro proyecto en Internet.
He decidido ampliar el artículo: Cómo empezar un proyecto web o invertir en él, así que hoy empezamos con la financiación, para ello analizaremos las principales opciones.

Lo primero que debes tener en mente es si realmente necesitas invertir dinero y no tiempo, porque hay veces que el proyecto lo podemos realizar nosotros mismos o con otras personas que suelen ser amigos y con un poco de paciencia podemos conseguir pequeñas cosas. Algo muy importante que debemos de tener en cuenta, si necesitamos financiación para el proyecto debemos de tener algo detrás que nos avale, que nos sirva como garantía. A veces el plan de proyecto no sirve, en Internet deberíamos de tener la aplicación ya realizada o tener la idea y el equipo de trabajo ya concebidos. El capital sería necesario para poder expandirnos, como ya un segundo paso. Por ello no me cansaré de repetir, que no siempre es necesario porque luego es difícil de desprenderse de las obligaciones que contraen.

Ese es otro factor importante, el momento en el que un posible inversor salga de nuestro proyecto, el punto de inflexión en el que ya podamos trabajar sin él. Es lo primero que hemos de pactar con un inversor si es la forma de financiación con la que vamos a trabajar ya que lo normal es que la entrada de esta persona sea muy fácil pero su salida puede que sea bastante complicada así que para ello, desde el principio dejaremos estipulada ésta para cuando se cumplan los objetivos fijados.

Formas de financiación:

  • Crédito personal: es la primera opción, normalmente será la que menor cantidad de dinero nos pueda dar, oscilan entre los 3.000 y los 30.000 euros, los tipos de interés entre el 7 y el 10% en un banco normal, y en los bancos de crédito tipo Cofidis, puede que haya intereses hasta del 15% y no suelen exceder los 8 años.
  • Línea ICO: son préstamos que realiza el Instituto de Crédito Oficial a través de intermediarios como pueden ser los bancos y cajas que conocemos y en otras ocasiones nos lo da directamente. El ICO tiene muchas líneas de actuación por lo que nuestro proyecto se situará normalmente entre una (la general) o dos (vía tecnológica o de PYMES) , por lo que tenemos la opción de elegir la vía idónea en tal caso. Estas líneas de actuación son dotadas presupuestaríamente cada año por ello debemos hay que estar pendiente de cuándo son operativas para que no nos ocurra tener que acudir al próximo ejercicio. Los créditos ICO varían entre el 0% de interés hasta el Euribor + varios puntos si es de tipo variable o una tasa estimada según el organismo para financiación de tipo fijo. Usualmente son destinados a microempresas o PYMES y requieren de un aval.
  • SGR (Sociedad de Garantía Recíproca): son un servicio para empresas cuyo objeto es la mejora y la facilitación de la búsqueda de financiación a PYMES, para hacernos una idea consiste en que un individuo (llámese entidad) empieza a formar parte de nuestra sociedad para que pueda conseguirnos un aval.
  • Inversión Privada: todo el mundo la conoce y puede estar muy bien o puede que sea bastante complicada. Nos van a exigir mucho debe de ser nuestra última opción ya que son los del interés más alto, es verdad que se codearán con nosotros como si fueran uno más en el proyecto pero por supuesto siempre querrán ganar más dinero. Nos pedirán entorno a un mínimo del 10% de rentabilidad para que un proyecto sea viable, les gusta invertir cantidades altas como puede ser el millón de euros siendo más fácil de conseguir que por ejemplo 400.000 euros. Actualmente en España el tope es de 3-4 millones de euros.
Lo que sí debe quedar claro es que la financiación debe ser uno de los últimos pasos a tomar, aunque hay que tenerlos en mente prácticamente desde el inicio y por eso ha sido el tema del primer artículo. Tenemos que valorar siempre diversas opciones y no irnos con la primera de cambio. Es una decisión que debe tener una gran reflexión ya que en ella siempre van a recaer los verdaderos problemas de la empresa.